¿Qué es el perrito vaginal?

pareja-en-la-cama

Dentro del sexo, hay muchas técnicas que permiten mejorar el placer que se produce en los orgasmos, y una de las más populares en los últimos tiempos es el perrito vaginal, una técnica que pueden usar las mujeres si quieren disfrutar de una vida sexual más placentera y satisfactoria.

Perrito vaginal: Una técnica sexual placentera

El perrito vaginal se trata de una contracción de la vagina y de la zona perineal que algunas mujeres pueden hacer a voluntad al momento de tener un orgasmo. Cuando el pene está inmóvil dentro de la vagina, llega a sentir una caricia parecida a una “lamida”, de aquí viene este nombre tan curioso.

Gracias a esto, la mujer y el hombre pueden sentir una experiencia placentera más intensa durante el sexo. Además, es una técnica sexual que se puede usar en cualquier posición, ya que la clave para esta “lamida” está en la habilidad de contraer los músculos.

Este tipo de contracciones las pueden realizar algunas mujeres cuando sienten un orgasmo, y es que son movimientos voluntarios o involuntarios. Sin embargo, no todas pueden hacerlos en este mismo instante.

¿Cómo lograr el perrito vaginal?

Las mujeres que no son capaces de contraer los músculos de la vagina y de la zona perineal de manera voluntaria o involuntaria, cuentan con la posibilidad de ejercitarse para conseguir el perrito vaginal.

Hay muchas maneras de lograr controlar a voluntad el perrito vaginal, entre las formas más eficaces y recomendadas destacan las siguientes.

Ejercicios de Kegel

Los ejercicios en los músculos del suelo pélvico son esenciales para lograr el perrito vaginal durante las relaciones sexuales, así como mejorar la vida sexual y el placer en general.

Mediante estos ejercicios, las mujeres fortalecen los músculos del suelo pélvico. Dominar estos ejercicios requiere de su tiempo, pero cuando se consigue, es más fácil realizar el perrito vaginal.

Los ejercicios de Kegel consisten en contraer los músculos del suelo pélvico. Lo recomendado es hacerlo en casa con calma, siguiendo varias series de contracción y relajación.

Gracias a estos ejercicios, las mujeres consiguen relajar más los músculos de la vagina, ayudando a que esté más abierta. También mejoran la circulación sanguínea entre la vagina y el suelo pélvico.

Incluso facilitan alcanzar el orgasmo y ayuda a la lubricación vaginal, de esta manera el placer sexual es más intensa y sencilla de conseguir.

Ejercicio de la mariposa

Otro ejercicio que ayuda a controlar el perrito vaginal es el ejercicio de la mariposa. Para esto, las mujeres deben sentarse en el suelo, uniendo las plantas de los pies y moviendo las rodillas de arriba hacia abajo de manera rápida.

El ejercicio de la mariposa se puede realizar con peso muerto, esto ayuda a fortalecer el suelo pélvico y la espalda al mismo tiempo. Favorece las relaciones sexuales a la hora de aumentar la fuerza durante el sexo, permitiendo practicar otras posturas más exigentes físicamente.

Controlar la orina

A la hora de orinar, las mujeres pueden controlar la cantidad de orina, controlando y liberando de manera controlado. Esto favorece el fortalecimiento del suelo pélvico, y ayuda a solucionar los problemas de incontinencia que puedan sufrir.

Incluso está la práctica sexual conocida como “peegasm”, donde la mujer trata de llegar a un orgasmo originando, al retener por varios minutos la orina. Aunque el método permite alcanzar un orgasmo con rapidez, es muy peligroso, dado que puede generar infecciones.

Todos estos métodos requieren de tiempo y dedicación para llegar a controlarlos y obtener los resultados deseados. Son fáciles de hacer y garantizan el poder realizar el perrito vaginal a voluntad, y así alcanzar los orgasmos más intensos y mejorar el placer de la pareja.

Practicar bien los ejercicios de Kegel

Los ejercicios de Kegel son la mejor opción para fortalecer el suelo pélvico y facilitar el perrito vaginal. Sin embargo, es importante realizarlos de la manera correcta para obtener buenos resultados.

En todo caso, si durante los ejercicios las mujeres notan un dolor o molestias, hay que parar de inmediato.

Lo primero es cerciorarse de tener la vejiga vacía, después hay que sentarse y acostarse en una superficie plana y cómoda, incluso se deben apretar los músculos del suelo pélvico durante unos 3 o 5 segundos.

A continuación, se relajan los músculos durante otros 3 a 5 segundos, y los ejercicios se deben repetir 10 veces por sesión, una tres veces al día, eso sí, siempre es importante respirar profundamente y relajar el cuerpo durante los ejercicios.

Pasadas unas 4 o 6 semanas es posible dominar estos ejercicios con más facilidad, lo que permite realizar el perrito vaginal a voluntad, y aprovechar los beneficios en placer y satisfacción que ofrece.

Las mujeres pueden usar las bolas Kegel para fortalecer el suelo pélvico. Son juguetes sexuales que tienen un diseño similar a las bolas chinas, las cuales están diseñadas para ejercitar específicamente los músculos pubocoxígeos.

La combinación de los ejercicios con las bolas ayudará a conseguir un mayor control en la contracción del suelo pélvico durante el acto sexual, permitiendo a las mujeres realizar el perrito vaginal y sentir un mayor placer, así como generar más satisfacción en su pareja.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.